¡Un estudio nuevo dice: las copas menstruales son tan seguras y efectivas como otras opciones!

Ayer, The Lancet publicó la revisión más extensa y completa de estudios sobre la copa menstrual hasta la fecha. El análisis examinó 43 estudios (que se redujeron de 436) que cumplieron con los criterios para una revisión más profunda e inclusiva. ¡Estas son grandes noticias! 

Aunque nosotras ya sabíamos, o sospechábamos, muchos de los hallazgos desde siempre, este estudio ha realizado una profunda inmersión analítica que respalda nuestras afirmaciones acerca de por qué la copa menstrual es realmente la mejor opción de cuidado menstrual para la mayoría de los usuarios. El estudio está medio largo, con dieciocho páginas, por lo que les hicimos la tarea y desglosamos a continuación los puntos más importantes:

 

copa menstrual segura

 

La base para el análisis

La revisión de The Lancet es un análisis de 43 estudios, que incluye un total de 3,319 participantes. Los participantes provienen de todo tipo de niveles socioeconómicos y países de todo el mundo. Si bien trae la información combinada de estos estudios a una visión más clara, vale la pena señalar que el número de estudios es relativamente bajo, así que, podrían contribuir a un poco de sesgo. Además, esta revisión fue de estudios publicados solo en inglés, dejando de lado cualquier publicación en otros idiomas.

Resultados de la efectividad de la copa menstrual

Uno de los factores clave que se analizó en esta revisión fue la efectividad de las copas como un cuidado menstrual confiable. Si bien solo cuatro de los estudios realizaron una comparación directa entre copas y otros productos, tres encontraron que las fugas eran similares a otros productos y uno encontró que en realidad hubo una fuga significativamente menor usando las copas menstruales.

Los datos también mostraron que las copas menstruales eran tan efectivas como los productos utilizados anteriormente (toallas o tampones), y las fugas disminuyeron a medida que el usuario se familiarizaba y se sentía más cómodo con el uso de una copa. Debido a que las copas menstruales pueden recolectar más sangre que los tampones o las toallas, también han sido bien recibidas por aquellos con períodos extremadamente pesados.


En total, los estudios informaron que más del 70% de los participantes indicaron que estaban dispuestos a continuar usando la copa, hablando de un impacto positivo en sus vidas debido a una mayor movilidad y menos estrés y preocupación por las fugas. Lo que quizás sea más interesante es que, a pesar de los desafíos (como la falta de higiene y / o privacidad), estas cosas no impidieron que los participantes usaran la copa. Como hemos sospechado, tener amigos u otro tipo de apoyo hizo una gran diferencia en qué tan bien los usuarios se adaptaron a la copa. Esto no requiere un estudio para descifrarlo, pero nos alegra que lo hayan hecho, ¡las personas que usan copas menstruales comparten lo que han encontrado y animan a los amigos a probarlos también! Este es un efecto global del que hemos sido testigos. Estamos muy orgullosos de nuestra comunidad es sorprendente ver, en blanco y negro, la gran diferencia que realmente puede hacer.

Resultados de seguridad de la copa menstrual

En contraste con un estudio de 2018 que usó medios artificiales (bolsas de plástico en lugar de vaginas) para afirmar que las copas menstruales crean un mayor riesgo de SST (síndrome de shock tóxico), el análisis de estos estudios, que utilizan cuerpos humanos y experiencias, en realidad muestra que las copas representan menos riesgo de SST. Si bien ninguno de estos estudios es tan completo como nos gustaría, los hallazgos de este análisis más reciente son bastante alentadores y reafirmantes con respecto a la seguridad de las copas.

De todos los estudios, solo se informaron cinco casos de SST y solo uno de ellos se confirmó y documentó médicamente. Un estudio incluso mostró que la prevalencia de las bacterias que causan el SST no fue diferente entre las copas y otras formas de protección menstrual.

Para los amantes de las estadísticas, las tasas de SST en EE. UU. Están entre 0.8 y 3.4 incidentes por cada 100 mil habitantes. Los tampones ultra absorbentes que causaron revuelo en los años 80 tuvieron una tasa de 6 a 12 casos por 100,000. Por el contrario, la tasa para los anticonceptivos de silicona y látex de grado médico (de los que se hacen las copas normalmente) es extremadamente baja: solo 2.25 casos por 100,000.

Más allá de SST, hubo otros hallazgos emocionantes. En dos de los cuatro estudios que investigaron infecciones, se informó una disminución de la candidiasis (infecciones por hongos) así como de vaginosis bacteriana entre los que habían usado copas durante nueve meses o más. Se sugirió que tal vez los materiales porosos y no tóxicos que se usan para crear las copas podrían ayudar a mantener un ambiente vaginal y un pH saludables.

Por último, aunque hubo pocos informes negativos, la mayoría consistió en presión interna que causó incontinencia urinaria o una incapacidad para vaciar completamente la vejiga, que se aliviaron una vez que se retiró la copa. 

La copa menstrual y su efectividad ambiental

El costo y el impacto ambiental son dos de las razones más comunes por las que escuchamos que las personas inicialmente cambian a una copa menstrual. ¡Los resultados de este estudio fueron bastante reveladores en este sentido!


En comparación con los tampones (12 por período), el uso constante de una copa puede reducir el costo general en un 93% y el desperdicio en un 94%

En comparación con las toallas (12 por período), el uso constante de una copa puede reducir el costo general en un 95% y los residuos en un 96%

copa menstrual ecologia

Resultados inesperados de la copa menstrual

Junto con lo esperado, hubo algunos hallazgos bastante interesantes de este análisis de estudio. Al igual que el hecho de que un estudio mostró que los usuarios de copas informaron una disminución significativa en el tiempo dedicado a lavar la ropa (¡y los ahorros en costos de los jabones!) en comparación con las toallas y trapos. Del mismo modo, si bien las toallas de tela son una buena opción, la capacidad de lavarlas y secarlas en privado es una preocupación y un gran obstáculo para algunas personas.

Próximos pasos para las copas menstruales

Es maravilloso ver la culminación de tanto trabajo e investigación. Con las copas aún siendo relativamente nuevas en la escena (a pesar de haber sido inventadas hace más de 80 años), comprendemos lo difícil que puede ser armar estudios, por lo que una revisión como esta que pone mucho esfuerzo en combinar todo el trabajo duro que se ha hecho en los últimos años es un regalo. Estamos orgullosas de estar en este espacio y de tener algo concreto que indique que las copas menstruales son realmente tan efectivas y seguras como otros productos de cuidado menstrual, quizás más.

Como se señaló en el estudio, también nos encantaría que las copas menstruales se incluyan en materiales digitales e impresos imparciales que se utilizan en la educación de la pubertad, así como en los programas de salud reproductiva y menstrual. La educación y el apoyo de compañeras y amigas pueden ser vitales para el uso exitoso y prolongado de las copas menstruales.

Hay organizaciones en el terreno que realizan este trabajo y Nueva Zelanda recientemente dio un paso progresivo al anunciar la inclusión de copas menstruales en su programa de asistencia. Está claro qué tan lejos tenemos que llegar cuando se trata de la educación de la copa menstrual, pero este estudio puede ayudarnos a impulsar nuevos niveles de acceso e información. ¡Apenas estamos empezando a ver el comienzo de un nuevo capítulo asombroso para la salud menstrual!

 

Este artículo es una traducción del artículo And The Study Says: Menstrual Cups Are As Safe & Effective As Other Options! de Put a Cup in It
 

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados